8M

Por Martha Piccat

∗ General Baldissera, Córdoba | Escritora

A las mamazas. A las pataleadoras. A las mansitas. A las cándidas.
A las que cocinan el conejo y a las que no cocinan un bife.
A las solteronas. A las casaderas.
A las fieles y a las infieles.
A las legítimas, a las acollaradas y empalomadas.
A las  lomazos de Caríatides.
A las incansables. A las lindas y las no tanto.
A las locas de amor, locas de la casa y locas como sus madres,  pero siempre locas.
A Santa Rita. A la Paica Rita y a Rita la Salvaje.
A las que guardan el nido y a las que se piantan del nido.
A las que perdieron la chancleta y no volvieron a buscarla.
A las hermanas. A las reinas de las sustancias y el germen.
A las que se llaman Rosa y aman a otra Rosa.
A las menstruantes y menopáusicas.
A las yeguas, malhabladas, abandonadas y asesinadas.
A las que enseñan y a las que aprenden.
Mujeres, todas y más, paren un rato hoy, celebren a quien las acompañó y las entronizó en guardianas de la especie, en dadoras de amor.
También habrá algún recuerdo que no valga la pena, y será parte de tu piedad.
Hoy recordá a las muchachas mártires de antaño, y también a las de hogaño, que no la tienen fácil.
Después bailá, hoy bailá, bailá la música que se te cante...

Ilustración: Mujer con vestido verde (2004)   - Delia Cancela

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Excelente idea Tito! A seguir produciendo como sea desde casa.
    Un abrazo virtual a los cueveros.

  2. Lorena Mega dice:

    Bellísimo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.