Desde el tablón

Por Héctor Negro (Ismael Héctor Varela)

∗ Buenos Aires (1934-2015) - Poeta y periodista |

Llené mi pecho con el aire del potrero.
Le di a la mala con la leña del tablón.
Y fue mi canto un estribillo futbolero.
El primer canto que grité de corazón.

No tuve nunca quien me diera mejor fiesta
que los domingos esperados como el sol.
Y este delirio de seguir mi camiseta
y la alegría reventando cada gol.

Si mi mejor juguete
fue redondo.
Y mano a mano,
nadie pudo más,
porque al final de cuentas sólo tuve
esa posible forma de ganar.

Mi infancia caminó por aquel cielo,
por tanto barro que debió esquivar.
Y todos los domingos vuelvo y vuelvo,
por el desquite que la vida no me da.

Yo vi los goles que se cuentan a los nietos
y las pifiadas que dan ganas de olvidar.
Rompí el carnet cuarenta veces, eso es cierto,
pero por eso no me han visto desertar.

Porque tuve berretines goleadores
y de este lado del alambre los colgué.
En cada grito voy soltando los mejores
pedazos de alma, que rodando amasijé.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Jorge dice:

    Por lo mismo, tambien estamos en tu corazon el ENVAR y el BATATA y el dr LUIS ARTEMIO y el COLO y una lista interminable

  2. Miguel zJubany dice:

    Tito. Héctor era fana de Independiente. Como yo lo soy de River. Por entonces, cuando lo llevamos a Rosario, .me cansé de cargarlo. Lo vi, por última vez, en el entierro de Horacio Ferrer

Responder a Jorge Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.