Tan huesolita que te ibas

Por Juan Carlos Bustriazo Ortíz

∗ Santa Rosa, La Pampa (1929-2010) - Poeta |

 

Tan envidiada de qué sombras la tierra ardía huesolita
la siesta ardía melodiosa tan como ibas tu sonrisa era
una piedra arrobadora y era otra piedra mi costilla
dulcequeamarga solasola cuajada de alta pedrería eran
tus voces tan palomas eran tus manos piedras finas
guitarra tan azuladiosa eras la piedra que acaricia piedra
te ibas quién te roba última brisa de la brisa o
flauta mía o leja y rota tan huesolita que te ibas tan
de la gracia mucha y poca si cuando vuelvas ves mis
días oh piedra llena llaga
hermosa!

Ilustración: Alejandro Barbeito 

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. mirtha lucìa dice:

    Dijo alguna vez :
    «Fuíme solo y no era luz»

    Yo creo que sí : era luz y una luz que modificaba todo lo que se ponía a su alcance.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *