Daniel Salzano

Por Daniel Salzano

∗ Córdoba  (1941-2014) - Poeta, periodista y cinéfilo |

La primera vez que fui feliz tenía siete meses
y una mujer que no conozco
me pasaba el dedo por el filo de la cara
al mismo tiempo que me hablaba.
No entendía lo que decía pero la escuchaba.
No era lo mismo que cuando me arrojaban como una pelota.
Estaba bien sujeto.
Estaba bien querido.
La felicidad olía a lejía
y a colonia de la Casa Gesell.

La segunda vez fue cuando trajeron a Silver
el caballo de El Llanero Solitario
y lo instalaron a orillas del Suquía
debajo de una carpa.
El caballo estaba embalsamado
pero si cerraba los ojos mientras le pasaba la mano por el pelo
apenas se notaba. La felicidad costaba un peso. Un peso la entrada.

La tercera fue la vez que vi de espaldas a mi papá y a mi mamá
sentados después de almorzar en la cocina.
El llevaba puesto su famoso anillo de ferrocarrilero
y ella lo tenía de la mano.
Las ollas al fuego murmuraban.
La felicidad era tan fugaz
como las burbujas que subían y bajaban
a lo largo de un sifón azul de Egea y Sánchez.

A veces en la Plaza España saco una moneda la tiro para arriba
y digo si sale cara voy a ser feliz
pero la moneda no cae
borda el aire
rebota
se atasca se bifurca
y después corre a lo largo de Chacabuco.
Ustedes saben cómo es esa bajada.
La felicidad es un racimo de palabras
y después se acaba.

 

 

Ilustración: Alejandro Barbeito

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. Luis Tortolo dice:

    Imposible imaginar un APORTE mejor para la Cueva que el #EnormeFantastico de Daniel. Y pensar que lo tuvimos en La Villa gracias a Amapola y con El Profe Raúl E. Sanchez, alias Pepe, de partner… debería buscar ese VHS y traerlo a La Cueva del Ale y El Loco Tito.

  2. Lucía dice:

    Inolvidable Salzano..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *